Municipalidad de Villaguay

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

17 DE ABRIL

E-mail Imprimir PDF

1862 - Fallece el brigadier general Crispín Velázquez
Comandante Militar de Campaña durante largos años, desde 1833

“Falleció como se setenta años y recibió los Santos Sacramentos de Penitencia y extrema unción”, dice la partida de sepultura registrada, con fecha 17 del mismo mes, en los libros parroquiales de Villaguay. Murió en su estancia de “Palmas Altas”, en el departamento Villaguay.

Hijo de Pantaleón Velazquez y de Antonia Rosa Taborda, nació en el siglo XVIII, 1792 o 1785, en virtud de no existir Registro de Bautismo antes de la creación de los Registro Civil, sin precisar mes, en el Departamento Villaguay, distrito Raíces en la estancia “ Las Palmas Altas”.

 

Desde joven comenzó a servir a la patria. En 1810, armo su brazo con entusiasmo y talento y en 1816 colabora con la causa del congreso. En dicha época, Velázquez mostró ser un soldado decidido y capaz, lo que le cupo ser ascendido a Teniente. En 1818 presentó su concurso para impedir las invasiones desde Brasil.

Hoy se sabe que alrededor de 1820, Crispín era un militar destacado en la zona de Raíces.

En el año 1822, ya asesinado Francisco Ramírez, el 10 de Julio de 1821 . La República de Entre Ríos llegaba a su fin y ya no la integrarían Misiones ni Corrientes. Crispín Velázquez fue nombrado Teniente de Milicias. Este es el primer documento fechado el 10 de Julio de 1822 registra a Crispín como teniente de caballería de las milicias de Villaguay, presta servicios, especialmente policiales.

A partir de ese momento la actuación militar se va consolidando día a día.

Cuando en 1826 la Provincia se encuentra convulsionada por la crisis y el caos. Crispín era Teniente de la Primera Compañía del 3º del 2º siendo sus capitanes Juan Peréz y Juan Esteban Troncoso.

En tiempos de del General Ramírez se dieron mayores atribuciones a los organismos militares, realizaban reclutamientos de personal, fue una época de extrema firmeza para reprimir la delincuencia y el bandolerismo. Crispín tuvo serios problemas por exceso de crueldad con que ejecutaba a los ladrones de vacas en su ejercicio de Caballería de Milicias.

En 1827 es ascendido a Capitán por su valor en la guerra internacional, el 1833 en Comandante en milicias.

En el combate de Cagancha, también prestó su contingente, siempre con ánimo firme, no así en los sangrientos encuentros de Don Cristóbal y Sauce Grande, pues se encontraba de vigilancia en los montes centrales de nuestra provincia cumpliendo instrucciones de Urquiza.

En dicha época Lavalle ordenó una incursión, por esta zona, al Cnel. Felipe Rodriguez "Felipillo" pero Velázquez, siempre atento y vigilante, lo sorprendió durante la noche en Villaguay, llevando el ataque con Goró. Bien combinado el avance le flanquearon, ocasionándole numerosas bajas, hasta derrotarlo.

Más tarde, viendo en peligro su patria acompañó a Echagüe en Caaguazú, pero allí variaron los resultados; la derrota impuso la emigración de Urquiza a Tonelero donde se refugió luego de vadear el Paraná acompañado de algunos de sus hombres, familias y buen número de caballos que logro arrear. En su ausencia, Velázquez debió encargarse de Entre Ríos; logrando imponer y mantener el orden gracias a su astucia y permanente accionar.

En 1841, Urquiza volvió de su emigración y al comprobar, una vez más, la valentía, decisión y organización llevada a cabo por su lugarteniente, resolvió decretar el ascenso de Crispín Velázquez a Tte. Coronel en ”Las Raíces”.

Mientras Rivera, en las circunstancias dadas había invadido Entre Ríos aprovechando la noche. Llegó al departamento Villaguay en donde seguía actuando Crispín quien tenia orden de presentarle batalla. Fingiendo una retirada alcanzó las tropas de Urquiza y Oribe en María Grande. Juntos persiguieron a Rivera hasta alcanzarlo en Arroyo Grande. En dicha batalla vencieron al invasor diezmando sus fuerzas. Esta victoria significó para Crispín un nuevo ascenso: Coronel Efectivo.

Urquiza declaro la guerra a Corrientes, porque su gobernante había violado el tratado de Villanueva, por el que aquella provincia debía entregar a Entre Ríos, 320.000 cabezas de ganado vacuno y 20.000 yeguarizos, amén de otras actitudes del gobierno correntino. En Vences, Urquiza derrota a las fuerzas de Corrientes mandadas por Madariaga y en dicho combate, junto a Crispín Velázquez, participó el Capitán Goró, a quien por su arrojo y valor ascendió al grado de Sargento Mayor.

Luego, por orden de Urquiza, regresan ambos a Entre Ríos.

En mayo de 1851, Urquiza se Pronunció contra Rosas, en oportunidad de haber pasado a defender a Montevideo del sitio de Oribe.

Velázquez, por disposición de Urquiza, lo reemplaza en la comandancia de Entre Ríos mientras él marcha hacia Caseros.

Crispín cooperó con la buena caballada y puso a su disposición para integrar las filas de quien más tarde sería el vencedor de la fuerzas rosista, a su hijo Polonio, militar novicio y a Goró, experimentado, accediendo a un pedido de ambos. Les dio una escolta de doscientos hombres, quienes ayudaron a arrear los animales hasta cruzar el Paraná por el paso de Diamante. En San Lorenzo dieron alcance al Ejercito de Urquiza. Hicieron entrega de la caballada a este General y al manifestar le que contaban con la venia de Crispín Velázquez para integrarse a sus tropas, los mandó que regresen a Entre Ríos, donde sus servicios a las órdenes del Comandante Delegado eran garantía de orden.

En tal oportunidad, como reconocimiento a esta generosidad y colaboración, Urquiza les entregó tres cajoncitos con libras esterlinas destinadas al General Velázquez para el mantenimiento de las tropas.

Urquiza presentó batalla en Caseros el día 3 de Febrero de 1852, mientras aquel cuidaba de Entre Ríos.

Posteriormente a las acciones bélicas de Cepeda en año 1859 y Pavón en 1861, Velázquez restituyo el mando de Urquiza, quien, al poco tiempo lo eximió del servicio activo dado que su quebrantada salud no le permitía seguir luchando con tantos esfuerzos y sacrificios.

Su heroísmo, lealtad y valentía fueron motivo para un nuevo ascenso y en la e

scala de condecoraciones llegó al grado de Brigadier General de la Nación, diploma que hoy se conserva con orgullo en la sala del Museo Histórico.

Soldado ayer--Brigadier General, casi en el ocaso de vida, cerró sus ojos el 17 de Abril de 1862, asistido cristianamente por el Padre Ruperto Lozano, en la Parroquia “Santa Rosa de Lima” de Villaguay, da fe de haberle dado cristiana sepultura.

Recopilación de información y fotos: Equipo del Museo Histórico, Dirección de Educación y Cultura. Municipalidad de Villaguay.