Municipalidad de Villaguay

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Acontecimientos Acontecimientos 11 de Febrero de 1921

11 de Febrero de 1921

E-mail Imprimir PDF

Luego de la guerra de 1914- 1918, el mundo cambio. La Revolución Rusa sobre todo lo hizo cambiar. Entre otras manifestaciones sociales cobró auge el sindicalismo.

Imbuido de las ideas revolucionarias y sindicalistas, Aksentzoff, empleado del Fondo Comunal, organizó el primer sindicato de estibadores de Domínguez, que luego se entendió a los obreros de las trilladoras. Eso trajo violencias. Un día los estibadores se negaron a descargar las bolsas de un colono porque el personal de la trilladora no estaba federado, el incidente provocó detenciones policiales. Aksentzoff y los demás integrantes del sindicato fueron arrestados y conducidos a la Jefatura de Policía de Villaguay.

 

Para protestar contra lo que consideraban un atropello, los socialistas encabezados por Marcos Wortman y Miguel Kipen organizaron un mitin en la plaza de Villaguay que asistieron Serebrinsky y otros socialistas de Concordia...

Desde temprano circuló entre el vecindario la noticia de que esa gente asaltaría el pueblo. Pocos escaparon a la treta. De donde muchos concurrieron a la plaza armados...Era la siesta del Domingo 11 de Febrero de 1921. Comenzaba carnaval. Rodeaban la tribuna gente del pueblo, en su mayoría conservadores destacados y hombres de la "Liga Patriótica" de Carlés que habían ido a deshacer el mitín...Comenzó el obrero gráfico Nieves Cisneros a dar las razones del acto. Y a sus primeras palabras las interrumpió el grito insultante de "haraganes".

Y tras el grito un tiro, y otro, y otro, y puñetazos y corridas. Civiles a caballo tras los fugitivos, en pelo, a la carrera. Judíos que huían despavoridos a Domínguez y Clara. Criollos que le cortaban los bigotes a cuchillo. La policía sañuda. El sargento Filomeno Barrios, correntino mal enseñado, alrededor de la plaza, apaliando a diestra y siniestra. El milico Bergara, tape guapo y sanguinario, tumbándolo de un planazo a Rossi, sindicalista paranaense...Muchos tratan de calmar a los excitados. Ya advierten la mentira. Nadie viene a asaltar.

Todos reclaman justicia...De pronte se oye el grito desgarrador, terrible, de bestia herida de Alberto Montiel. Su hijo Héctor yacía muerto junto a él , frente a la policía...Y en banco de la plaza una madre sentada con el hijo muerto de un balazo, entre los brazos...

Ese fue el 11 de Febrero de 1921 en la plaza de Villaguay.

Basta que alguien hable de patria, libertad y orden público para que el mal de la injusticia, se resuelva con la violencia.